top of page

Psicología para lograr aprendizajes significativos

El bienestar socioemocional y la salud mental son temas de actualidad que cada vez están siendo más comentados y difundidos. Por ello, conversamos con David Hurtado, psicólogo del colegio Santa Margarita sobre las nociones generales de psicología que todo maestro debe tener.



“La psicología es el estudio del comportamiento humano que comprende emociones, procesos cognitivos y conductas”, apunta David Hurtado, actual psicólogo del colegio Santa Margarita. Él ha tenido experiencia en diversos campos de la psicología y reconoce que lo más satisfactorio de esta profesión es el impacto positivo que tiene en la vida de las personas. 


Es importante que los docentes tengan nociones sobre la psicología porque podrán identificar las capacidades que se esperan según los rangos de edad de sus alumnos. “[Tendrán] un entendimiento de cómo son los procesos o las emociones que pueden tener las personas en general. Eso va a nutrir y permitir que el aprendizaje sea más significativo y la relación con sus alumnos se fortalezca”, señala. 


Emociones


En relación a las emociones, David menciona que “las tenemos todos, la emoción viene a ser cómo mi cerebro va a interpretar las cosas que pasan y, a partir de eso, me va a generar sensaciones asociadas a un tipo de emoción”. Si bien existen diversas teorías, “la corriente cognitiva conductual o la psicología cognitiva indican que mis emociones, de alguna manera, van a estar generadas por cómo yo interpreto la realidad”, recalca. 


“Normalmente, no elegimos cómo nos sentimos”, aclara Hurtado. Siguiendo esa línea, todas las emociones tienen una función importante, incluso aquellas que no son agradables. Por ejemplo, “la tristeza nos permite valorar lo que es importante en nuestras vidas, nos permite sanar cuando hay algo que nos ha dañado o nos ha hecho sufrir”. 


Por otra parte, resalta que, si bien no elegimos cómo nos sentimos, sí podemos elegir qué hacer con las emociones que tenemos. “Hasta cierto punto podemos hacer que las emociones puedan ser menos intensas o más funcionales. Yo puedo pasar de sentir un temor extremo a sentir un pequeño recelo. La emoción igual está presente”. Es así que depende de cada uno elegir cómo se va a reaccionar frente a una situación y evaluar qué ideas se van a tener. 


La edad es importante


Un punto vital a tener en cuenta es que cada etapa de la vida posee una gama de emociones distintas y, también, va a tener un modo propio de sentirlas y entenderlas. “Por ejemplo, los niños aún tienen el cerebro un poco más inmaduro y no van a tener la misma intensidad emocional que va a tener un adolescente”, resalta el especialista. Respecto a los adolescentes, estos “tienen las emociones más intensas que cualquier otra persona en cualquier otra etapa de vida”, añade. En ese sentido, es importante saber que además de ello, la corteza prefrontal, que sirve como un regulador de emociones y aporta el juicio crítico, aún no se ha terminado de desarrollar durante la adolescencia. 


Motivación y aprendizaje


David nos cuenta que las emociones agradables van a estar asociadas a un mayor nivel de motivación. “Si lo que yo estoy haciendo genera en mí una sensación placentera, es probable que tenga mayor disposición para aprender y el aprendizaje, en sí, se consolide más fácilmente”. Por lo tanto, los docentes deben saber gestionar  un clima adecuado, respetuoso y ético en las aulas, sin la necesidad de ser un “showman” en clase.


Además, es importante considerar que la capacidad atencional de los alumnos no es muy larga, sobre todo si aún son niños. Por ello, David recomienda al docente que este debe ir “haciendo actividades que no sean tan monótonas o lineales” ello con el fin de incentivar el asombro o sorpresa para seguir aprendiendo.


Otro aspecto a resaltar es que el aula debe ser un espacio en donde el error, en lugar de verse como algo negativo, debe ser considerado como una “oportunidad de aprendizaje”. “El profesor debe acoger ese error como parte normal del aprendizaje y brindar tranquilidad y seguridad”, en lugar de reprender o juzgar. 


Por último, David invita a los docentes a conocer todo el ciclo evolutivo de los estudiantes en general. “A veces el de inicial no sabe nada del adolescente y el de secundaria sabe muy poco del alumno de inicial. Es importante que los profesores puedan nutrirse con un poco de todo el proceso evolutivo y emocional para identificar en qué etapa está mi alumno, si esto debió aprenderlo antes o si lo va a aprender después”, finaliza.


50 visualizaciones

Comments


La mejor fuente de información para el docente

Aquí encontrarás entrevistas, artículos y opiniones, preparados por docentes peruanos y latinoamericanos, expertos en diversas áreas educativas.

Te invitamos a descubrirlos, leerlos y compartirlos.

¿TE GUSTARÍA COMPARTIR ARTÍCULOS EN NUESTRA WEB Y/O NOTICIAS SOBRE LAS ACTIVIDADES DE TU COLEGIO?

Completa tus datos aquí, en menos de 1 minutos, y nos comunicaremos contigo a la brevedad.

Untitled design (10).png

* Todos los artículos pasarán por evaluación y aprobación previa del Consejo de Antesala.

bottom of page