top of page

La labor del docente es acompañar al estudiante

Entrevista a Luis Espinoza, presidente de la Derrama Magisterial.

“Antes de terminar el colegio tenía la idea clara que debía ser docente”, nos comenta Luis Espinoza quien tiene 29 años en el sector educativo y es el actual presidente de la Derrama Magisterial.


¿Cómo nació su vocación a la docencia?

Para mí es fascinante poder interactuar con seres humanos que piensan, sienten y que tienen una gran potencialidad. El rol del docente es ayudar al estudiante, acompañarlo para que pueda sacar lo mejor de sí mismo. No debe encasillarse en determinadas áreas, sino considerar todo el universo del estudiante, buscar su felicidad.


¿Cuál debe ser la labor del docente para no “encasillarse”?

En tiempos inciertos como hoy, la labor del docente es acompañar al estudiante. Es muy importante y válido conversar, ir descubriendo su potencial y llevarlo a un nivel óptimo. Si bien la escuela solo dura unos años, esta etapa impacta en el ser humano para toda su vida.


Siguiendo la temática del Congreso Encinas sobre “tecnologías emergentes”, actualmente la inteligencia artificial ha causado revuelo y preocupación. ¿Qué opina usted de ello? ¿Cuál es el nuevo rol que debe asumir el docente para enfrentar esta realidad?

El docente tiene que ser un eterno aprendiz. En cada salón de clases hay tres profesores. Está el profesor que tiene el título y hace el andamiaje, pero también hacen de profesores los compañeros y el propio estudiante. En ese escenario, con la tecnología que acompaña casi todos nuestros quehaceres cotidianos, corresponde que el docente utilice y oriente en el uso correcto de la tecnología.


La tecnología es muy útil y tiene muchas bondades, pero si no sabemos cómo orientarla, puede convertirse en una herramienta muy peligrosa. Por tanto, corresponde que el padre de familia reciba orientación sobre cómo utilizarla de manera pertinente y óptima en casa con la familia, y que los docentes, a su vez, sepan usarla de modo pertinente en la escuela. Hoy, esta es una herramienta pedagógica que debe estar al servicio de la comunidad.


Personalmente, creo que la tecnología nos está haciendo más humanos. Debemos entender que sin el humano no hay tecnología ni inteligencia artificial. El problema es cómo utilizamos esas herramientas, sobre todo en el sector educativo.


Exacto. Entonces los padres de familia deben estar formados en el uso de la tecnología, pero también los docentes. Tomando en cuenta lo amplio que es el Perú y las diversas brechas que existen, ¿cómo debe ser la formación docente en este aspecto?

Yo diría que los centros de formación docente no están a la altura de las circunstancias y necesidades de la escuela actual. No están preparando a los futuros profesionales para interactuar en sociedades líquidas, volátiles, complejas e inciertas. El docente debe ser instruido no sólo en lo tecnológico, cognitivo, sino también debe tener formación socioemocional, para que pueda ayudar en esos aspectos al estudiante. Debemos enseñar el tema de la resiliencia y entender que hoy un gran número de estudiantes vienen de hogares con mucho dolor. Hay retos muy fuertes para el docente en formación, y muchos más para el docente que ya está en actividad.


El docente tiene mucha responsabilidad porque tiene el poder de transformar vidas. No obstante, su imagen es poco reconocida ¿Qué opina de ello?

Los profesores cambiamos vidas, dejamos huellas en nuestros estudiantes y tenemos la labor histórica de contribuir a que en nuestra sociedad haya paz y justicia social. Lamentablemente, este trabajo no es comprendido por la sociedad ni por las autoridades. Ese sigue siendo el reto: trabajar a pesar de las adversidades.


Desde la Derrama reconocemos el trabajo que hacen los profesores, por ello tenemos el premio nacional “Horacio Zeballos Gámez” que es en homenaje al primer secretario general del SUTEP. Nosotros fuimos los primeros en instaurar un reconocimiento al docente que destaca su quehacer pedagógico, su creatividad, innovación y capacidades artísticas, plásticas y literarias. A partir del premio Horacio, han surgido otras instituciones que están valorando la labor de los profesores reconociendo su quehacer cotidiano. Nos parece muy bien que más instituciones reconozcan y valoren la labor docente en nuestro país.


Por otra parte, necesitamos un currículo que no encasille al maestro, sino que permita acompañar a los alumnos para que se descubran, puedan crecer y desarrollarse. Necesitamos una escuela que sea más democrática en donde el alumno tenga protagonismo. También que las evaluaciones no se queden en estándares, que al fin y al cabo solo etiquetan a los estudiantes, sino que sean más participativas, realmente formativas donde haya una retroalimentación que fortalezca el potencial del estudiante y ayude a mejorar y superar las deficiencias que los estudiantes puedan presentar.


Sé que además del premio nacional Horacio Zeballos, la Derrama también tiene la Medalla de Honor José Antonio Encinas. ¿Qué efectos positivos ha tenido este reconocimiento en la labor docente?

Los reconocimientos que damos tienen un efecto realmente positivo en el docente, en la escuela, en el estudiante y la comunidad, que los convierte también en ganadores. En el docente porque reconocemos su trayectoria, su trabajo, gana premios, tiene publicaciones y mejora su práctica docente. En la escuela, porque premiamos la práctica pedagógica aplicada. Además, el docente transmite esa práctica a sus alumnos y ellos ganan porque participan con proyectos de innovación. Es un modelamiento inspirador. Finalmente, en la comunidad, porque permite involucrar, además de los alumnos, a los padres y a la sociedad en su conjunto, mejorando los aprendizajes y la convivencia.


En cuanto a la Medalla de Honor Encinas, de igual modo, es un reconocimiento que se entrega en dos categorías: “Gran Oficial” y “Gran Cruz”. Respecto al “Gran Oficial”, premiamos a los docentes de la escuela pública que laboran ya sea como directivos o como profesores de aula, a partir de la tercera escala. Vamos a premiar a 4 en esta oportunidad. Por otra parte, en el premio “Gran Cruz”, reconocemos a 4 personas que tienen una trascendencia más allá de la educación. Pueden ser científicos, historiadores, entre otras personalidades nacionales o internacionales que han realizado obras o aportes importantes a la educación, a la cultura y al desarrollo del país. Tenemos a la fecha más de 60 ganadores.


Sobre la Derrama Magisterial


Por último, cuénteme sobre la Derrama Magisterial.

La Derrama es una entidad de previsión social privada. Nuestros asociados son docentes que se afilian de manera voluntaria y realizan aportes de manera mensual. Fuimos creados en 1965 y en el año 66 inicia sus funciones. Mientras estuvo a cargo del Ministerio de Educación tuvo un periodo crítico porque los fondos que administraban prácticamente desaparecieron. En el año 1984 asume la conducción el Sutep y Sidesp, dos sindicatos de docentes, que afrontaron las dificultades al recibir la entidad prácticamente quebrada. Demostrando una conducción responsable y transparente, primero se cumplió con pagar a los profesores que requerían su fondo para luego empezar un proceso de reingeniería que hoy nos permite ser una entidad líder en seguridad y previsión social. Tenemos un modelo de gestión preocupado por el bienestar del maestro, que busca mejorar su calidad de vida. Por lo tanto, nos comprometemos a hacer entrega de sus fondos en caso de retiro, invalidez y fallecimiento en menos de 24 horas. Estamos en el momento que más nos necesita el maestro y su familia.


¿Cómo son los aportes? El profesor paga de manera mensual 0,5% de una UIT, que en la actualidad es s/ 24.75. Esto se va capitalizando y sumando al fondo del profesor mes a mes. Además de ello le damos un bonus trimestral con las ganancias de las unidades de negocio que tiene la Derrama. Además de ello, brindamos servicios de crédito, tenemos una cadena de hoteles, centro recreacional, unidades de vivienda, en donde vendemos departamentos, casas y terrenos a profesores a un costo por debajo del mercado. También contamos con Crisol, la cadena de librerías más importante del país, y DM Plaza, una tienda de tecnología y línea blanca. De igual modo, brindamos actualización permanente y asesoría legal, ambos son servicios gratuitos para todo el magisterio nacional.


Entregamos el fondo cuando el maestro se retira, cesa por invalidez y, en caso de fallecimiento, a su familiar. Este fondo está constituido por un 30%, que es el aporte del docente, y el 70% es lo que la Derrama le entrega producto de la rentabilidad generada por la institución.


¿Qué proyectos tienen a futuro como institución?

Tenemos proyectos de crecimiento y expansión en beneficio del magisterio. Esperamos muy pronto tener servicios relacionados a la salud, también seguir creciendo con las unidades de viviendas para cubrir muchas regiones a las que aún no llegamos. Además, pronto aperturaremos más tiendas de la librería Crisol en Lima y en el interior del país. Queremos que todo lo que ofrece la Derrama Magisterial pueda estar al alcance de todos los maestros del país.

80 visualizaciones

Commentaires


La mejor fuente de información para el docente

Aquí encontrarás entrevistas, artículos y opiniones, preparados por docentes peruanos y latinoamericanos, expertos en diversas áreas educativas.

Te invitamos a descubrirlos, leerlos y compartirlos.

¿TE GUSTARÍA COMPARTIR ARTÍCULOS EN NUESTRA WEB Y/O NOTICIAS SOBRE LAS ACTIVIDADES DE TU COLEGIO?

Completa tus datos aquí, en menos de 1 minutos, y nos comunicaremos contigo a la brevedad.

Untitled design (10).png

* Todos los artículos pasarán por evaluación y aprobación previa del Consejo de Antesala.

bottom of page